Gedeón Santos: “Información que emito al país sobre el estado de recuperación de mi salud”

IMG_0792

 

Cumplo con el deber y expreso mi satisfacción de informar al país que en mi más reciente evaluación médica quedó establecido el estado de remisión completa del cáncer linfático que me fuera diagnosticado a principio de este año, lo que aumenta considerablemente la posibilidad de que al final del tratamiento se me pueda declarar totalmente curado del linfoma que he padecido y del cual ya no quedan células malignas registradas en mi cuerpo.

 

 

De acuerdo con el Dr. Fernando Cabanillas, médico-científico que me asiste, en este momento hemos “alcanzado una remisión completa comprobada por medio de un escintigrama ´PET”, y basado en su larga experiencia con esta enfermedad este médico y consagrado científico al que después de Dios le debo la prolongación de mi vida, afirma que mi “pronóstico es sumamente favorable y que la probabilidad de una curación total es excelente”

 

 

Tengo la íntima certeza de que todo ha obrado a mi favor, la providencia divina, la tanta solidaridad recibida de conocidos y desconocidos, el amor de mis allegados y las cadenas de oraciones que en diversas iglesias y credos religiosos se han levantado en plegaria a Dios en favor de mi recuperación; y creo también que está prevaleciendo mi voluntad y mi deseo de vivir.

 

 

Gracias a todos desde el fondo de mi corazón, esta experiencia me está valiendo para reiterar y afianzar mi fe en Dios, en la ciencia y en los seres humanos. Vaya mi agradecimiento al Dr. Fernando Cabanillas, consagrado científico y autoridad mundial en este tipo de padecimiento, porque ha puesto con mucha calidad humana sus vastos conocimientos y pericia médica en alcanzar mi curación definitiva.

 

 

Despedir   un cáncer es una forma de renacimiento, por ello hoy quiero reafirmar al país mi deseo firme de seguir sirviendo con dignidad e integridad los mejores intereses de la nación, desde la posición en la que el destino me coloque.

 

 

 

Gracias reiteradas a todos, y gracias a la vida.

 

Gedeón Santos