Gedeón anuncia realización de proyecto Hogares Conectados

 

DSC_5053-19e203a73e3bb1522660552d77b41e78PUNTA CANA, Higüey.-Gedeón Santos, presiente del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), anunció aquí ante ministros, viceministros y representantes de organismos internacionales, la realización del proyecto Hogares Conectados que en su primera fase que se iniciará en noviembre próximo, beneficiará a diez mil hogares de la República Dominicana, en el marco de los planes bienales de proyectos que ejecuta el órgano regulador.

 

En tanto, el Indotel ya convocó a una licitación pública nacional para adquirir los equipos de computación y los sistemas de alimentación ininterrumpida para los diez mil hogares que contempla dicho proyecto, con miras a contribuir a reducir la brecha digital en el país.

 

Los interesados en presentar propuestas para proveer estos equipos podrán  retirar el pliego de condiciones específicas en el Indotel, ubicado en el Edificio Osiris, de la avenida Abraham Lincoln número 962, en esta capital.

 

Al intervenir en la apertura  del II Foro Ministerial BID Corea para el desarrollo de la Banda Ancha en América Latina y el Caribe, Santos destacó que desde el Indotel se trabaja afanosamente por contribuir al desarrollo de la nación a través del impulso de los servicios de banda ancha en favor de la población.

 

Dijo que la estrategia del órgano regulador se concentra en tres palabras, regular, conectar e incluir, lo que permite estar alineado a las mejores prácticas del sector en la región. En ese sentido, el funcionario manifestó que el Indotel ostenta la presidencia de la Comisión Nacional para la Sociedad de la Información y el Conocimiento (CNSIC), instancia que está enfrascada en estos momentos en la elaboración de la Agenda Digital 2016-2020.

 

Explicó que esa agenda tiene como eje estratégico número uno la infraestructura y acceso, pero que ahora está inmersa en el proceso de consulta pública con todos los actores involucrados con el objetivo de lograr un documento final lo suficientemente consensuado que sirva de plataforma para la elaboración e implementación de políticas públicas bien definidas e iniciativas centradas en las personas.

 

Indicó que esas políticas además tienen que estar “orientadas al desarrollo sostenible y basadas en el trabajo colaborativo entre las múltiples partes interesadas, a fin de lograr un impacto positivo en la población, impulsar el acceso y la utilización y apropiación de las TIC en la ciudadanía dominicana”.

 

Santos se refirió al foro ministerial realizado en Busán, Corea, el año pasado, donde dijo se destacó el  rol de las telecomunicaciones como herramienta efectiva para afrontar los problemas que agobian a la región, como son el desempleo, el analfabetismo, la pobreza y los desastres naturales. Se reconoció asimismo como prioritario el desarrollo de las capacidades e infraestructura para la universalización de las tecnologías de la información (TIC), la inclusión social y la reducción de la brecha digital.

 

Citó cifras de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) que señalan que aunque cuarenta millones de latinoamericanos han salido de la pobreza en la última década, todavía hay un 25% de población pobre y 38% en situación de vulnerabilidad en la región. Agrega que además, aunque ha habido progresos en la reducción de la desigualdad, el 20% de los hogares con menores ingresos o más pobres, recibe en promedio 5% de los ingresos totales, mientras que el segmento más rico capta el 47% del ingreso.

 

Manifestó que la CEPAL revela en su documento más reciente “La nueva revolución digital: de la Internet del consumo a la Internet de la producción” un significativo crecimiento de más de 10% anual en la cantidad de usuarios de Internet, especialmente por el desarrollo de las  redes móviles y las modalidades prepago, las cuales contribuyen a palear la brecha digital en la región.

 

“No obstante, se reconoce que la distribución de los usuarios de Internet ha sido bastante asimétrica, destacándose el fuerte rezago en las zonas rurales y en la población de menores ingresos en la mayoría de nuestros países”, precisó el presidente del Indotel.

 

Reconoció que sobrepasar esta desigualdad es un proyecto ambicioso, ya que según señala, “el cierre de la brecha digital requiere inversiones muy significativas en los próximos años, que según el informe Latinoamérica: Desafío 2020 Inversiones para Reducir la Brecha Digital elaborado por AHCIET, se estiman en alrededor de 44 mil millones de dólares como promedio anual.

“Todos sabemos, que dichas inversiones no son exclusivamente estructurales o económicas,  se requieren recursos humanos, innovación y voluntad política”, enfatizó el funcionario.

 

Manifestó que generalmente las telecomunicaciones se han visto como un tema técnico, pero con los avances se ha convertido en una cuestión social y económica, y consecuentemente en un  tema político.

 

Sostuvo que es tal la situación que las estructuras estatales se han quedado cortas para poder hacer las inversiones pertinentes y reducir los bajos niveles de los indicadores TIC, razón por la cual algunos países de la región han convertido sus órganos reguladores en ministerios para expandir las inversiones y las políticas públicas en materia digital.

 

En ese mismo orden, el presidente del Indotel señaló que “el despliegue de los servicios de banda ancha a nivel nacional tiene que ser afrontado con la misma decisión y ambición que han llevado países, que comprometidos con el desarrollo de sus pueblos, desplegaron vastas redes de electricidad, agua y alcantarillado, sistemas de caminos y carreteras, y los demás servicios básicos de infraestructura.

 

Razonó que una red nacional de banda ancha no es un lujo ni un capricho, ni una oportunidad de negocios para un puñado de inversionistas del sector, sino una necesidad, el medio para volver las empresas de la  región más productivas y mejorar la competitividad internacional.

 

Santos precisó que se trata además de “la manera de incorporar a los grupos poblacionales mas vulnerables y marginados, que a pesar de ser quienes pudieran beneficiarse en mayor cuantía, son los que tienen el acceso menos disponible.

 

Destacó el rol fundamental del Estado en las telecomunicaciones, razón por la cual impulsan planes nacionales de banda ancha que le involucran en materia de desarrollo de las TIC trascendiendo al rol de regulador de mercado, e implicándose en una visión de nación y una estrateia de política publica transversal a todas las instancias gubernamentales, como lo contempla la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 de la República Dominicana.

 

En ese sentido, el presidente del Indotel significó que la Agenda Digital Republica Dominicana tiene como meta para el 2020 elevar a 70% el porcentaje de usuarios de Internet en el país.

 

Relató que el Indotel recibe apoyo del Centro de Estudios Avanzados de Banda Ancha (CEABAD), que opera desde Nicaragua con financiamiento del BID y de Corea del Sur, para la elaboración de un Plan Nacional de Banda Ancha.

 

“Ambos instrumentos –la Agenda Digital y el Plan de Banda Ancha-dictarán las estrategias TIC que implementaremos a través de los distintos proyectos que ejecuta el Indotel en sus Planes Bienales de Proyectos”, subrayó Santos.

 

Indicó que “uno de esos proyectos es el de Hogares Conectados, el cual, en su primera entrega, beneficiará a 10,000 hogares dominicanos con una computadora y un servicio de Internet subsidiado.

 

Informó que también se ha creado una coalición con la Alianza para un Internet Asequible (A4I4) y “se ha dictado la reglamentación para garantizar la calidad en la prestación de servicios de acceso al Internet pero ciertamente hace falta más”.

 

Consideró que “a través de la banda ancha se eliminan las distancias, con lo que se crea un acceso directo entre el ciudadano y el gobierno, y de esta forma podemos verdaderamente poner al ciudadano en el centro de las políticas públicas”.