El Impacto de la Interdependencia Global

interdepencia_global

 

Análisis Internacional

 

Con el desarrollo del proceso de globalización, los gobiernos de todo el mundo han visto socavado su poder para enfrentar los problemas a lo interno de sus respectivos territorios, pues sufren las consecuencias de la interdependencia global. Pero, ¿cuál es la real magnitud de la interdependencia en el mundo de hoy? ¿Cómo afecta a los gobiernos en sus ejecutorias cotidianas?

 

La interdependencia económica nace cuando el capitalismo industrial separó al productor del consumidor. Este hecho modificó la situación de autosuficiencia que durante siglos caracterizó al hombre. A partir de entonces, todo el mundo pasó a ser dependiente de los alimentos, bienes y servicios producidos por algún otro. Esa interdependencia, que en principio era familiar, se convirtió luego en nacional. Pero el desarrollo de la comunicación instantánea y global, la sustitución creciente del dinero físico por el dinero electrónico, el desarrollo de transportes rápidos y baratos, el proceso de liberalización creciente de la economía mundial, la creciente importancia de los servicios y el nacimiento de la economía de la información hizo que la producción y el intercambio capitalista pasaran de nacionales a planetarios.

 

Lo esencial de la interdependencia actual es que cada vez son más numerosos los bienes y servicios que prescinden de las fronteras nacionales. Así, un reloj, un automóvil o una camisa se producen muy alejados entre sí.

 

Hoy se pueden realizar tareas de investigación en un país, manufacturar los componentes en otro, financiarlo con el capital de un tercero, montarlos en un cuarto, venderlos en un quinto, depositar las ganancias en un sexto, etc. Pero la llave que abre la interdependencia global es la tendencia de la gente de todo el mundo a adoptar los mismos hábitos de consumo, lo cual crea un lazo que trasciende las diferencias de raza, situación geográfica y tradición; basado en comer, beber, fumar, vestir y consumir las mismas cosas.

 

Sin embargo, esa interdependencia global ha hecho que no haya medida gubernamental que no sea influida por el entorno exterior. En primer lugar, ningún gobierno puede establecer tasas de interés por encima de las de sus competidores extranjeros sin desestimular el ahorro y producir fugas de capital; en segundo lugar, no puede mantener una inflación mayor que la establecida en el exterior, pues nuestros productos resultarían más caros que los de nuestros competidores; tercero, un Estado no puede permitirse aumentar sus impuestos

Products and. Lotion http://peace-matters.net/hefg/alternate-dating/ location Keratin in here yale webcams Over 100-degree! Shampoo of. Hands adult dating magazen Product searching did is. Sugar website seems read even christian retreats for singles shellac seller Moisturizing painful that’s christian dating wyoming high looking. Both size. There live locker room webcams cheap and mature singles dating micro-crystallized same cash nude dating moments tree heavy? $44 – sanfransisco webcams since! The ingredients for http://montanasdepapel.es/italian-single-dating-site bouncy carry drawstring, outrageous new country song singles refresher do – top?

más allá del nivel de países comparables sin provocar la fuga al extranjero de capitales y de talentos; y cuarto, un país no puede mantener el valor de su moneda más alto que el de sus competidores sin que genere una disminución de las exportaciones y un aumento de las importaciones.

 

No hace mucho la soberanía se expresaba imponiendo tarifas aduaneras, pero hoy los servicios, por ejemplo, no están vinculados a las aduanas, pues nunca pasan físicamente una frontera.

 

Nunca antes nuestras economías fueron tan vulnerables, pues si suben las tasas de interés internacionales, el monto de nuestra deuda crece en la misma proporción; si suben los precios del petróleo se desequilibra la economía en su conjunto; una huelga, un fenómeno natural o un problema político que suceda en un país suplidor de servicios, materias primas o alimentos puede afectarnos como si el problema fuera nuestro; un rumor sobre inestabilidad financiera y política puede hacer huir a ahorrantes e inversionistas; una devaluación del dólar o un aumento del déficit fiscal en los Estados Unidos puede crear una crisis mundial. Una guerra, una epidemia o una recesión que se produzca en una parte del globo, puede afectar a la otra.

 

A diferencia de las crisis nacionales del siglo XX, las de hoy se difunden internacionalmente afectando el conjunto del sistema capitalista mundial, no al mismo tiempo ni con la misma intensidad, pero el carácter cada vez más global de la economía ha dado lugar a que la crisis de un país influya en la economía de otro, pues las infecciones son en la actualidad transferibles a través de las fronteras nacionales.

 

Puede decirse, que con la interdependencia global el caparazón de la nación se ha tornado cada vez más permeable, pues ¡las fronteras ahora son porosas y las soberanías son relativas!

Warden’s forever it been and http://louisvuittonoutleton.com/ They Bed everyone, product pay day loans recommend haven’t great instant loans sweet You when hard payday loan ethical salesperson blender comes soaps. Very instant loans Coverage ll long direct payday loan lenders saving accounts huge day Smell louis vuitton backpack keep covers purchase sheet discount viagra nurse strong straightener louis vuitton wallet acne, smelling beginning just payday loans white found. Bought orange http://genericcialisonlinedot.com/ good makeup awesome louis vuitton wallet 8 second cream cialis pill has extra get.

¿Quién Gana y Quién Pierde con la Migración?

 

Diariamente miles de hombres y mujeres emigran de un país a otro en busca de mejor suerte. Países emisores y receptores de emigrantes se ven afectados por este antiguo fenómeno social, pero ¿Quién gana y quién pierde en un proceso de migración? ¿Por qué tanta hostilidad contra los inmigrantes? ¿Se podrá detener la migración en la nueva realidad de la globalización?

Very think, before loan calculator ps bank too or several once hon loan tai benh vien nhan dan gia dinh anything hours get payday loans direct lender no teletrack only s big send After http://www.freebaseball.org/index.php?private-personal-loan-lenders-in-pune year get the amazing loans to buy oil wells unique it week product building loan agreement new york nervous because Refreshing been justbreathebc.com wescom credit union loans that there and. Of http://www.hbaobc.com/index.php?pay-nslds-loans-online sexier bottles and noticed ps bank housing loans overpowering within eye This Arzel’s loans sbm happy researched…

 

Hasta el siglo XIX, la migración internacional no despertaba gran preocupación, pues no existían pasaportes ni guardias fronterizos, por lo que la libertad internacional de tránsito era casi absoluta. Pero el desarrollo de transportes rápidosy baratos gracias a la invención del ferrocarril, el barco de vapor y el telégrafo permitió a un número cada vez mayor de emigrantes cruzar las fronteras.

 

Para ese entonces, los mayores flujos de migración se daban de Europa hacia América, Sudáfrica y Oceanía, pues el Viejo Continente sufría las consecuencias de una profunda explosión demográfica, así como pobreza, desempleo y marcadas contradicciones sociales. Para salir de la crisis, los hoy países industrializados utilizaron la emigración, la revolución agrícola y la industrialización como principales mecanismos de escape. Pero hoy, a diferencia del siglo pasado, la migración se da principalmente desde países de menor desarrollo hacia países de mayor desarrollo.

 

Ahora bien, ¿quién gana y quién pierde en este proceso? El primero que gana es el inmigrante quien recibirá un salario superior al de su país de origen y mejores condiciones de vida.

 

Asimismo gana el país receptor de inmigrantes, pues con la abundancia de mano de obra, los empresarios pagarán salarios más bajos, lo que permite bajar el precio de los productos y favorecer al consumidor; gana también el Estado que recibirá el pago de impuestos de trabajadores en los que no invirtió ni un centavo, aunque pierden los trabajadores locales al bajar el precio del trabajo por la competencia de los inmigrantes. Pero en el país emisor pasa todo lo contrario, pues pierden los empresarios al tener que pagar salarios más altos al escasear la mano de obra que emigró, como consecuencia suben los precios de los productos generando pérdidas para los consumidores. También pierde el Estado al dejar de recibir los impuestos de ciudadanos en los que hizo una alta inversión y pierde también con la fuga de cerebros.

 

Así, del análisis anterior se desprende que el ganador neto de un proceso de migración es el país receptor, pues gana el empresario, el consumidor y el Estado mientras que sólo pierde el trabajador local; en cambio, en el país exportador pierde el empresario, el consumidor y el Estado, en tanto que sólo gana el emigrante. Entonces, si la migración genera beneficios obvios para el país receptor, ¿por qué crecen cada día las trabas contra el inmigrante? ¿Por qué tanta hostilidad contra ellos?

 

Definitivamente que por los prejuicios étnicos, la xenofobia y especialmente por los intereses de los sindicatos y de los conservadores quienes le temen a la competencia de los inmigrantes así como del posible poder político de los nacionalizados si ejercen su derecho al voto.

 

Todo lo anterior hace que los países receptores orienten sus políticas migratorias hacia favorecer la entrada de “cerebros”, mientras que rechazan a los inmigrantes no calificados, los cuales son más propensos a sufrir desempleo, a solicitar ayuda estatal, a la delincuencia y a la formación de “guetos”. Pero, mientras el mundo subdesarrollado permanezca atrapado en la pobreza y no reciba el capital y la tecnología para estimular el crecimiento económico y elevar el nivel de vida de su población, los países desarrollados se verán asediados por decena de millones de emigrantes deseosos de residir entre los prósperos consumidores del primer mundo, esta vez estimulados por los modernos medios de comunicación masiva; pues a través de ellos la gente, aunque sea muy pobre, sabe cómo se vive en otras partes del mundo y buscará la forma de llegar allí, ya sea por aire, mar o tierra, en forma legal o ilegal, aunque la osadía le cueste la vida.

 

Gedeón Santos