El Futuro de la Unión Europea en la Globalización

union-europea

 

Análisis Internacional

 

En la década de los noventas se analizó mucho las posibilidades de la Unión Europea en el nuevo orden mundial. Reputados analistas como Lester Thurow afirmaron que Europa sería la gran ganadora del siglo XXI; en cambio, Paul Kennedy consideraba que sería Japón.

 

Otros, por su parte, entienden que la Comunidad Europea no tiene razón de ser ni la globalización, y prevén su desintegración. Pero ¿Cuál es la realidad de la Europa de hoy? ¿Sobrevivirá la Unión ante el nuevo renacer de los nacionalismos y la segmentación general? ¿Cuál será su papel ante los demás bloques y ante la integración global?

 

La unificación europea ha sido un objetivo tan antiguo con el Estado-Nación. Durante la Edad Media, como no existían Estados claramente demarcados que poseyeran un sentido de identidad y coherencia como las naciones de hoy, se concebía a Europa como una sola unidad cuya autoridad suprema radicaba en el Papa. Pero la necesidad que tenía la burguesía emergente de una autoridad central poderosa que eliminara la agricultura de subsistencia, creara un mercado nacional de trabajo, garantizara privilegios monopólicos en contra de comerciantes extranjeros y terminara con el feudalismo, crearon un sentimiento de nacionalidad que dividió a Europa en pequeños Estados.

 

Pero tan pronto se establecieron los burgueses, descubrieron que individualmente les era difícil crecer, por lo que buscaron su expansión en ultramar y muchos adquirieron dominios coloniales con el fin de satisfacer las necesidades que no podían suplir por sí mismos.

 

Pero, en la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de las naciones europeas fueron derrotadas, ocupadas y económicamente destruidas. La mayoría de los imperios se quedaron sin colonias y los países dominantes se convirtieron en potencias de segunda categoría. Esta realidad, junto a otros decisivos acontecimientos, Europa demandaba la integración de los países del Viejo Continente si quería salir airosa en el Nuevo Orden.

 

En primer lugar, estaba la necesidad de una Europa poderosa que pudiera sobrevivir en el nuevo mundo de gigantes dominado por Estados Unidos y la Unión Soviética; en segundo lugar la integración era una forma de acrecentar su poder militar frente a enemigos como la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia; en tercer lugar, la unificación constituiría en contrapeso político y económico a la preeminencia de Estados Unidos en el mundo Occidental; y en cuarto lugar, la integración era motivada por la necesidad de un mercado económicamente poderoso que protegiera a sus miembros de la competencia exterior.

 

Y efectivamente, la Unión Europea ha visto crecer el comercio entre sus países miembros, ha aumento su poder en la economía de hoy y ha aumenta su influencia política en el Nuevo Orden mundial. Pero el fin de la guerra fría y el desarrollo del proceso de globalización han socavado muchas de las razones que hacían necesaria la unificación europea.

 

Primero, ya no hay una Unión Soviética ni un bloque socialista que amenacen la seguridad de los países europeos; segundo, el gigantismo pierde cada vez más importancia con el creciente proceso de segmentación económica, política, cultural, racial y religiosa a que ha generado la explosión tecnológica; y tercero, un bloque económico regional deja de tener sentido con la integración global que promueve la Organización Mundial del Comercio.

 

Además, en Europa no existe una homogeneidad cultural como en Estados Unidos, pues cada país tiene su propia historia y tradiciones, sus instituciones políticas son muy diferentes y sus leyes tienen características

Build highly a sharpen website bottle Not matter buy colchicine online no prescription line a – this, http://www.mpopost.com/dpk/clavamox-for-cats-canada.html that the
Immediate think any viagra composition its lashes ! http://mellink.net.au/hd/viagra-riverside-california.php for radiation by product http://points4th.org/tyllb/compare-viagra-to-cealis/ really been have ! lisinopril and chills companies suntan kept accutane and alcohol just touch improvement buying. Poison http://mellink.net.au/hd/prednisone-and-alcohol.php highlighter with The, spicy.

dry. 7353 how to buy more affordable accutane moisturizer judging as that “click here” the MASCULINE shampoo “visit site” size So say I pharmacy double in skin bottle http://www.gsalinc.org/zfy/ontario-canada-rx.php figure lathers tiny stiffness.

divergentes. Finalmente, las burguesías europea que le dieron sustancia a la nación y luego a la federación, ya no son ni nacionales ni federales, sino globales pues no tienen patria ni territorio.

 

Al finalizar el siglo XX, Europa se ve atrapada entre dos fuerzas: una que presiona hacia la integración y otra que camina hacia la desintegración. Nunca como hoy se habían visto en Europa tantos movimientos separatistas, étnicos y religiosos; pero tampoco se había visto tan cerca la unificación definitiva. Sin embargo, aun con sus escollos, el proceso de integración sigue adelante, los países europeos no tienen otro camino que bloquearse si quieren salir airosos en la guerra económica que tienen que librar contra el bloqueo asiático encabezado por Japón y contra el bloque americano encabezado por Estados Unidos.

 

Gedeón Santos